Las Caballerizas

El muro occidental del Patio Principal o de Recibo alberga una pequeña puerta que da acceso a las caballerizas del palacio. Se trata de un espacio rectangular dispuesto en tres pequeñas naves separadas por hileras de cuatro arcos de medio punto cada una, sobre columnas de fuste liso y capitel toscano. El espacio comunica con el exterior por medio de una puerta que conecta con la Calle Santa Isabel, el suelo está realizado a base de enchinado cordobés y no presenta decoración alguna.

En la nave central destaca una preciosa carroza decimonónica decorada con pinturas del valenciano Mariano Salvador de Maella según unos, y de Vicente López según otros. El carruaje fue adquirido en Écija por Don José Saavedra y Salamanca, segundo Marqués de Viana.

A la izquierda de la carroza nos encontramos con una magnífica montura árabe, ubicada antiguamente en la Galería del Artesonado y, según la tradición popular, perteneció a Boabdil el Chico, el último sultán nazarí de Granada que, precisamente, estuvo preso en el Alcázar de los Reyes Cristianos, tal y como les comentamos en la sección dedicada a este excepcional monumento.

A ambos lados de las caballerizas se disponen un total de veintiséis pesebres de madera, con capacidad para dieciséis caballos, elevándose sobre ellos un pedestal de madera en el que se presentan setenta y ocho unidades de hierros de boca, violines, estribos y fustas de la escuela francesa e inglesa de equitación. En las paredes destacan las colecciones de arneses, bandoleras, espuelas, y otros útiles para estos menesteres.

Las vitrinas albergan trajes de servicio de la casa, colecciones de espuelas, espolines, bicornios de palafreneros y otras prendas de cabeza.

Dos grandes reposteros heráldicos de las Casas de Viana y de la Roca, cubren los paramentos situados a ambos lados de la puerta de salida de carruajes.

Texto: J.A.S.C.